Tercer Encuentro Nacional del CASYM

19 de Marzo de 2000, Parque Roca, Buenos Aires, Argentina.

Más de 35 Microautos se dieron cita en el Tercer Encuentro Nacional del C.A.S.Y.M.

 Más de 35 microautos se hicieron presentes en Parque Roca, Capital Federal, a partir de las nueve de la mañana, y la reunión se extendió aproximadamente hasta las cinco de la tarde, aunque varios asistentes se quedaron hasta bien entrado el atardecer. Las condiciones climáticas fueron óptimas, el cielo permaneció despejado o apenas nublado, y un poco de viento ayudó a refrescar un poco el clima en horas del mediodía.

La troupe de microautos se ubicó en una zona arbolada cerca de un par de fogones, por lo que algunos concurrentes aprovecharon para hacerse un asadito al mediodía.  

La cuenta superó los 35 autos. Aquí se contaron sólo aquellos vehículos de asistencia efectiva, ya que mucha gente se hizo presente sin su auto por estar en proceso de restauración o en otros casos son poseedores de más de un vehículo y dejan el resto en casa. El número de asistentes indicado es el total pero no estuvieron todos juntos al mismo tiempo, ya que algunos llegaron por la mañana y se fueron al mediodía, y otros llegaron por la tarde. Seguramente más de uno se escapó de la cuenta de los organizadores, especialmente del grupo de los BMW 700, que son siempre los de mayor concurrencia.  

El encuentro fue principalmente nutrido por concurrencia local, casi todos los participantes llegaron desde Capital Federal y Gran Buenos Aires, pero también hubo gente de Campana, La Plata, Pilar, y asistentes del interior del país, entre los cuales se acercó una pareja de origen chileno que vive en Neuquén y viajaron a Buenos Aires especialmente para el evento. Por otra parte, sorprendió la ausencia de la gente de Rosario, quienes siempre se traen algun autito interesante desde la segunda ciudad del país.  

Otra importante ausencia fue la de los scooters antiguos. Se esperaba una cantidad mayor de asistentes, pero muchos acudieron en carácter de visitantes sin sus “dos ruedas”. Salvo la presencia de una Moto Guzzi y de una ciclomoto con motor delantero, entre otros, los scooters faltaron a la cita.  

Con respecto a las visitas del exterior, se contó con la presencia del señor Hans Gerhard Leppert, de Alemania, coleccionista y entusiasta de los microautos y otros vehículos clásicos y de colección.  

Tres stands de Autojumble, venta de repuestos, publicaciones antiguas, juguetes y maquetas, etcétera, agregaron colorido al Encuentro.  

El “abuelo” de la reunión fue el impecable Austin Seven 1927 propiedad de Saúl “Lito” Atelman, quien a pesar de tener algunos problemitas de salud no quiso faltar al Encuentro.  

También contamos con la presencia de uno de los pocos Fiat 500 existentes en el país, en este caso una unidad Nova 500 de 1954, color rojo, conducida por el muy simpático Luis Montenegro. Este señor, quien peina algunas canas más que la mayoría de sus colegas “micromaníacos”, no falta nunca a las reuniones del Club y siempre sorprende a todos con su jovialidad y su experiencia.  

Otra presencia “de fierro” en el encuentro fue la del señor César de Luca y señora, con su NSU Sportprinz plateado. César se toma el trabajo, siempre que no llueva, de tapizar el exterior de su microauto con un montón de artículos de diarios y revistas referentes a su vehículo, convirtiendo así a su unidad en una “biblioteca ambulante”...  

Cuatro invitados de nuestros amigos del Club del Auto Union (DKW Club de Argentina), incluyendo a su presidente Gustavo Begega, acudieron a la convocatoria, quienes a su vez  invitaron a la concurrencia a participar del Encuentro Internacional DKW en Jáuregui (Luján), el próximo 9 de abril.

 

Volviendo al encuentro, la exposición de vehículos se llevó a cabo bajo una gran arboleda, y a primeras horas de la tarde participaron dieciséis vehículos en una prueba de habilidad conductiva, en un circuito de Karting en desuso que resultó ideal para tal fin. Se le agregó una chicana y un slalom con conos de plástico... y a correr.  

Se largó una tanda clasificatoria, corriendo un vehículo por vez, dos vueltas cada uno, midiendo el tiempo total. Los cinco mejores pasaron a la rueda final. Más adelante se encuentra la planilla completa. Primero y segundo se llevaron sendos trofeos.  

En la tanda clasificatoria, la familia Licciardello hizo un espectacular 1-2, corriendo Héctor (padre) con un Morris Mini 1981, que a juzgar por las marcas obtenidas (dos segundos de diferencia con el segundo lugar) se notó la ventaja de un vehículo pequeño con un motor de 1000 cm3 y tracción delantera sobre los demás para adaptarse al circuito. Sin embargo, mucho tuvo que ver la muñeca de Héctor en los excelentes tiempos logrados...  

En la tanda final, todos mejoraron sus tiempos y Licciardello (hijo) perdió la segunda posición a manos de Fabio Sánchez, quien condujo el BMW De Carlo 700 Sedán propiedad de Jorge Lizardo.  

El vehículo de menor cilindrada que clasificó fue el Daihatsu Cuore 1981, Unidad de Respaldo del Club, con sus modestos 547 cm3 frente a los 700 cm3 de los BMW y BMW de Carlo, los 850 cm3 del Fiat 600 S y los potentes 1000 cm3 del Morris Mini ganador. Jugó a favor la tracción delantera del "japonesito", pero así y todo, y a pesar de mejorar Ernesto M. Parodi su marca en 1 segundo frente a la anterior, perdió la cuarta posición obtenida en la ronda clasificatoria frente al Fiat 600 S 1978 de Daniel Iracheta.  

Párrafo aparte merece el agradecimiento que expresó la gente del Club hacia Marcelo López, quien se acercó hasta Parque Roca con su juego de conos de plástico y su cronómetro, otorgando de ese modo seriedad y profesionalidad a la competencia.  

Cuando caía la tarde, poco a poco los participantes fueron yéndose para sus casas, llevándose cada uno un certificado de asistencia. Un grupo siguió con la ceremonia del mate por un largo rato más hasta que los últimos rayos de sol alumbraron el horizonte.  

Lo más destacable fue el clima de camaradería que reinó durante todo el Encuentro, el cual motivó aún más a participantes y organizadores a continuar con esta grata costumbre de reunirse a compartir una jornada de amistad.

 

VOLVER (Página de Eventos)

VOLVER (Página principal)